martes, 21 de abril de 2009

Más innovación, más libertad...


Es curioso como el cine nos ha acercado a ese "micromundo" que hemos generado para "reinsertar en la sociedad" (¿?) a los que incumplen las normas (El prisionero de Alcatraz, Cadena perpetua, la Milla Verde,...etc). A pesar del fracaso general del engendro -aunque no se reconozca- constituye un terreno de actuación privilegiado para la acción y la innovación social (ver el caso Onda Cerebral). Durante 2008 las 527 ONGs que trabajan en las cárceles desarrollaron 745 programas, llevados a cabo por más de 6.000 voluntarios. Entre las principales áreas de trabajo está la preparación para la inserción laboral, programas sanitarios y con drogodependientes, programas educativos, programas de integración social, atención a colectivos específicos y programas religiosos y de formación en valores. En muchas de estas acciones de trabajo social hay elementos de innovación. Hoy se ha constituido el Consejo Social Penitenciario conformado por representantes de la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias y por diez de las ONG con mayor implantación en los centros penitenciarios: UNAD, Fundación Padre Garralda-Horizontes Abiertos, Cruz Roja, Pastoral Penitenciaria, Cáritas, Proyecto Hombre, Fundación ADSIS, PEAPS, Fundación Atenea Grupo GID, ASECEDI y Solidarios para el Desarrollo. Las principal función con la que nace este órgano es la de coordinar los proyectos de las entidades sociales y ONG que trabajan en el ámbito penitenciario. También será un ámbito para proponer estrategias conjuntas y reorientar una situación coercitiva, alienante y traumática en una oportunidad para el cambio y la inserción social . El órgano y la función está creado habrá que dotarlo de contenido y resultados...los reclusos y reclusas lo necesitan.