lunes, 13 de abril de 2009

España en el "G-8" de ayuda al desarrollo

Según Consumer Eroski, España ha incrementado la ayuda al desarrollo durante el pasado año en un 19,4% con respecto al pasado año. Esto sitúa a nuestro país en el octavo lugar en relación al esfuerzo respecto a su PNB (0,43%)y en el séptimo en relación a volumen de ayuda, en torno a unos 4.880 millones de euros. Pese a que este incremento es "muy positivo", Intermón teme que España no logre llegar al 0,7% prometido al final de la legislatura. El ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, Miguel Angel Moratinos, aseguró el 14 de abril que la cooperación al desarrollo será un "tema prioritario" de la presidencia española de la Unión Europea durante el primer semestre de 2010, al tiempo que advirtió a la nueva directora de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID), Elena Madrazo, de que su "gran reto" será contribuir a la lucha contra la pobreza. En su intervención, además de resaltar la "sinergia" que actualmente existe entre la Agencia y Exteriores que no había en otra "época", el ministro hizo especial hincapié en que la lucha contra el hambre y la pobreza "es el gran reto del siglo XXI". En este sentido, y ante la próxima presidencia europea, Moratinos aseguró que el Gobierno quiere "colocar la agenda de cooperación al desarrollo en la mesa de los jefes de Estado y de Gobierno" europeos y que ésta "no sea un tema más" sino "un tema prioritario". "En este mundo que estamos construyendo del siglo XXI no podemos mirar para otro lado", subrayó.
Precisamente el próximo editorial de la Revista Fomento Social tratará en profundidad el tema de la cooperación al desarrollo en España. En general, los países ricos dieron de media el pasado año un 0,30% de su PNB, el mismo procentaje que se alcanzó en 1993. Ariane Arpa, directora general de Intermón Oxfam, ha declarado que le parece un insulto al comparar la desproporción de recursos que los países donantes han destinado a salvar su banca de la crisis con lo que han destinado en ayuda al desarrollo. La ONG considera que el incremento de un 10% en la ayuda al desarrollo del conjunto de países donantes tiene de positivo que revierte la tendencia descendente de los últimos dos años, pero está lejos de 8,4 billones de dólares movilizados por esos mismos países para apuntalar su sistema financiero.