sábado, 18 de abril de 2009

"Paralíticos" en Bethesda.

He utilizado varias veces en clase de Recursos Humanos la analogía de la situación referida en la cita evangélica sobre “El paralítico y la piscina de Betesda” para reforzar la necesidad de estar bién situado para aprovechar las oportunidades a la hora de comenzar y desarrollar una carrera profesional... la piscina de Bethesda (en arameo «casa de la la misericordia »), estaba situada en un barrio o arrabal de la ciudad, a unos cien metros del templo, por fuera de las murallas de Jerusalén. Los arqueólogos la descubrieron en 1932. Había una especie de aguas termales vinculada a un santuario pagano que en determinado tiempo borbollarían y se removían... Esto se prestaba a muchas supersticiones sobre los electos mágico-curativos del agua. Alrededor de la piscina habían levantado un gran edificio. Lo cierto es que había allí muchos enfermos. Jesús acudió a ella y, sin pararse a dar explicaciones sobre la superstición, se fijó en un enfermo paralítico desde hacía 38 años, y le preguntó sin más: «¿Quieres curarte?». Lógicamente, contestó que sí. Entones Jesús le dice: «Levántate, toma tu camilla y echa a andar»...Al margen de las connotaciones para creyentes me quedo con tres cosas también útiles para la innovación y para el mundo de la información y participatición en internet:

1) hay que movilizarse, (aunque se sea un poco “paralítico” de algo)...aunque se tengan pocas posilidades, nunca uno se puede autoanular...tampoco para iniciarse y vencer el miedo en las nuevas tecnologías.

2) Hay que situarse bien,...también en la red de redes (internet) y en la red social (fuera de internet)

3) Hay que saber esperar,...pienso en numerosos “bloggers” situados en internet esperando “una conexión”, “un comentario”, “un seguidor/a”...o en innovadores/as que realizan algo relevante pero ni ellos/ellas todavía lo saben porque todavía nadie ha pasado por allí...
Solo así se producen algunos milagros...