sábado, 8 de enero de 2011

Vivir de otra forma: ecoaldeas

"Una ecoaldea es un asentamiento humano, concebido a escala humana, que incluye todos los aspectos importantes para la vida, integrándolos respetuosamente en el entorno natural, que apoya formas saludables de desarrollo y que puede persistir indefinidamente". Así lo define el precursor de este movimiento a nivel mundial Robert Gilman. Se trata por tanto de un claro ejemplo de entidades que Henry Mintzberg (Mintzberg y dirección,1991) califica como “misioneras” claustrales –pretenden vivir un ideal para cambiar el mundo aislándose-. Como señala Victor Torre -fundador de una de ellas- “Las personas que vivimos en una Ecoaldea, estamos en un proceso de transformación de nuestra conciencia para una mejor conexión con la naturaleza, para reducir nuestro impacto ambiental y generar una cultura de paz y solidaridad planetaria”. En España existen diversas experiencias (El Valle de Sensaciones Valdepiélagos, Jardines de Acuario,Taldea, Valle Pino Los Condes, Matavenero, Arcadia, Tamera). En Noviembre de 2001 se celebró en Madrid la Asamblea Fundacional de la Red Ibérica de Ecoaldeas para promover el intercambio de información y de recursos entre los miembros de la red , otras personas o grupos, la difusión del concepto de ecoaldea y asentamiento sustentable y el acercamiento de las personas que, desde pueblos y ciudades, desean apostar por estas formas de vida. La Red Ibérica de Ecoaldeas relaciona, conecta y acerca las diferentes Ecoaldeas que están funcionando, los diferentes proyectos de Ecoaldeas que están queriendo crearse, y a distintas asociaciones y personas con objetivos similares. La experiencia de esta Red considera una serie de condiciones para formar una experiencia de estas características:
-Necesita un grupo de gente con un nexo de unión, una visión común, un sueño compartido, objetivos, metas que desarrolle una estructura comunitaria dinámica con sus actividades comunes, espacios de encuentro, formas de gobierno, programas educativos, actividades culturales, etc.
-La convivencia en un lugar común exige una estructura colectiva de toma de decisiones y la creación de una cultura que integre los aspectos ecológicos, sociales, culturales, económicos, tecnológicos, políticos, espirituales.
-Generalmente en las Ecoaldeas se trabajan temas diversos: del trabajo con y en la tierra: horticultura ecológica, Permacultura, Ganadería ecológica, Bioconstrucción, Aprovechamiento de bosques plantas, frutas etc.
Pero resulta fácil hablar de convivencia pero difícil de llevarlo a la práctica. Joan Salvia –autor de una web dedicada al tema- narra así su experiencia: En el año1993 reuní a 7 familias de la isla de Ibiza las cuales habían participado en varias reuniones, con el fín de instalarnos en un pueblo abandonado de los Pirineos. En un primer viaje se hizo una evaluación de los lugares encontrados y optamos por instalarnos en el pueblo de Arreu a 1350 metros de altitud y a 7 de Alós de Isil. El pueblo llevaba casi 25 años abandonado. Sólo era accesible a pie (30 minutos). Compramos burros, una vaca, gallinas y nos pusimos manos a la obra con mucha ilusión, restaurando casas, limpiando el sendero... Todo era hermoso, un río de aguas cristalinas proveniente de unos lagos cruzaba el valle y su melodía era permanente en el pueblo. La experiencia era muy dura. Habíamos pactado varias normas entre ellas, dejar toda energía contaminante, incluído las pilas, el tabaco, y otros consumos. La convivencia duró un año. ¿Qué falló? El lugar era hermoso, había casas de sobras, teníamos permiso de propietarios, huerto propio... Falló la convivencia y las 7 familias nos dispersamos a los cuatro vientos. Han pasado varios años desde esa experiencia. He recorrido algunas ecoaldeas y comunidades y en todas sigo viendo el eterno problema de la convivencia. Hay que superarse, crecer, aprender a convivir incluso con aquellos que no piensan como tú pero compartenun estilo de vida y una filosofía.

La convivencia…¿cuándo le daremos la importancia -la famosa inteligencia social- que se merece e insistamos en que se trabaje en el sistema educativo?
En cualquier caso las ecoaldeas pueden considerarse como una innovación social de calado en su triple dimensión: sostenibilidad económica, social y medioambiental.

1 comentario:

heartland frugalista dijo...

Interesante. Me hizo pensar mucho. Vivo en los Estados Unidos. Hay ecoaldeas aqui. Tengo una en mi barrio. Escribi sobre eso en mi blog
http://tinyurl.com/3uo5qpx

Es un gran concepto. Dificil de poner en practica sin mucho trabajo.

Gracias.

Carrie en los Estados Unidos