miércoles, 11 de noviembre de 2009

Indra y las Cátedras de Tecnología Accesible

La carrera espacial entre estadounidenses y soviéticos nos fue vendida durante el siglo pasado como un medio para el avance tecnológico (los fines eran hegemónicos, políticos, militares...) ¿no puede "venderse" hoy las necesidades sociales -no rentables cuando su beneficio repercute en personas con diificultades y en muchas ocasiones con pocos recursos- como un reto tecnológico y, por qué no, de avance en el conocimiento? Este tipo de iniciativas están siendo asumidas hoy día por las empresas en colaboración con los centros de investigación. Indra -que tiene como base de su negocio precisamente la innovación- está desarrollando su política de RSC mediante el impulso de una cátedras de investigación -Cátedras de Tecnología Accesible- en colaboración con la Fundación Adecco y tres universidades -Castilla La Mancha, Politécnica de Madrid y Lérida- (ver nuestro post Universidades Socialmente Responsables). Estos núcleos de investigación se centran en el desarrollo de soluciones que ayuden a la mejora de las condiciones en las áreas de accesibilidad y la inclusión. El proyecto estrella actual -con una andadura de dos años- es GANAS (generador de animaciones para el lenguaje de signos) destinado las personas con discapacidad auditiva. Este generador tiene aplicaciones para su uso en lugares públicos como aeropuertos, estaciones, colegios, oficinas de empleo o turismo para facilitar a la comunidad sorda la información procedente de la megafonía y los paneles informativos. También está desarrollando otros proyectos como por ejemplo el control de ratón mediante una webcam y el movimiento de la cara y la cabeza.