viernes, 16 de abril de 2010

Ciencia, Pobreza y Transferencia Eficaz


Si somos conscientes de cifras tales como que 190.000 niños menores de cinco años y 10.000 mujeres mueren cada semana por enfermedades y complicaciones del embarazo; cinco millones de personas perecen cada año por sida, malaria o tuberculosis y mil millones padecen hambre ¿cómo, si realmente preocupan estos problemas, puede sonar como novedosa la asociación "innovación-tecnología-pobreza"? Acabo de encontrar una web interesante (sobre todo en relación a microcréditos y educación) sobre el tema Innovación y lucha contra la pobreza en mi lectura del blog de Gonzalo Fanjul: ideas irreverentes contra la pobreza. Precisamente hace unas semanas los medios informativos destacaron las declaraciones de la ministra de Ciencia e Innovación, Cristina Garmendia en la inauguración de la Conferencia Internacional «Ciencia contra la Pobreza», «un evento clave» dentro de los programados durante la Presidencia Española de la Unión Europea: «el papel esencial que la ciencia y la tecnología tienen, a través de diferentes vías, en la promoción del desarrollo humano». Garmendia se refirió también a las necesidad de impulsar un nuevo espacio compartido de dimensión europea para que los avances científicos permitan luchar contra la pobreza. Al parecer esta filosofía impregna la Ley de Ciencia, Tecnología e Innovación, que incorpora la cooperación al desarrollo en I+D+i como uno de sus objetivos. La ministra también puso ejemplos interesantes (el diagnóstico molecular puede ayudar a reducir la mortalidad infantil, el abastecimiento de electricidad en zonas desfavorecidas se puede garantizar con sistemas de energías renovables) y se comprometió a que a través de la AECID, su Departamento identificará «iniciativas y proyectos piloto»...

No se trata de crear más chiringuitos pero ¿no podría pensarse en una "OTRI" social, es decir un organismo enfocado a la transferencia de la innovaciones a determinados problemas sociales en consonancia con una auténtica Responsabilidad Social Universitaria? Por cierto también -hace unos días, aprovecho mis "huecos" para alimentar el blog" me llegó un documento interesante que entronca perfectamente con este tema: un Manual-de-Responsabilidad-Social-Universitaria (BID)

En cualquier caso hay que ser cautos: las innovaciones -en este caso tecnológicas con orientación social- no sirven si no se mide y comprueba su impacto real, si se innova algo pero no llega a sus destinatarios realmente (un problema muy similar al que sucede en la tecnología con la "última milla") y en el que la perspectiva conductual (neuroeconomía) podría ser clave.

No sólo hay que innovar en "productos sociales". Es importante innovar en "procesos de transferencia eficaz" de lo que ya existe.

Foto fuente: www.tecnologiasaldia.com/tag/innovacion