martes, 3 de marzo de 2009

Capital-riesgo para la innovación social


La venture philanthropy fue un termino acuñado por John D. Rockefeler III en 1967, en una comparecencia en el Congreso durante la tramitación de la Tax Act Reform;. Este tipo de actividad filantrópica se popularizó en un artículo realizado por Christine W. Letts, William Ryan, Allen Grossman bajo el título Virtous Capital: What fundations can learn from venture capitalist. publicado por la Harvard Business Review (marzo-abril 1997). Los principios diferenciales de esta orientación filantrópica respecto a la perspectiva tradicional son los siguientes:
- Financiación a largo plazo. Los filántropos inversionistas invierten por un periodo de varios años en organizaciones no lucrativas, en lugar de otorgar donaciones de un año de duración.
- Financiación de acuerdo con las necesidades. Los filántropos inversionistas utilizan el "enfoque de inversión" (no el de donación) para determinar no sólo el monto y la duración del apoyo financiero, sino también el tipo de financiamiento que mejor se adapta a las necesidades de la organización sin fines de lucro.
- Filantropía comprometida. La contribución de estos nuevos filántropos no se limita al desembolso económico, sino que se implican en el gobierno de la organización, proporcionándole orientación, asistencia técnica y compartiendo el riesgo.
- Medición del impacto. Se buscan impactos y resultados que se puedan medir y para lograrlo se atienen a una serie de indicadores convenidos por ambas partes.
- Orientación hacia la autonomía. Los filántropos inversionistas definen una estrategia de salida clara para dejar a las organizaciones sin fines de lucro con las que trabajan una vez que las metas acordadas se han alcanzado.
En la actualidad existen numerosos fondos de venture philanthropy, sobre todo en los Estados Unidos. Uno de los más antiguos y conocidos es el Acumen Fund. Se trata de una sociedad de capital riesgo de carácter social que pretende demostrar cómo pequeñas cantidades de capital filantrópico, combinadas con grandes dosis de perspicacia empresarial, son capaces de levantar empresas prósperas al servicio de un buen número de personas pobres. En la práctica, Acumen recauda fondos caritativos que después invierte en empresas, tanto con ánimo de lucro como no lucrativo, consagradas a proporcionar a los más pobres alojamiento, agua y servicios relacionados con la energía. Ha realizado inversiones en India, Paquistán, Kenia, Tanzania, Uganda, Egipto y Sudáfrica.En la actualidad, Acumen Fund gestiona un capital de más de 30 millones de dólares. Su objetivo es recuperar el capital invertido, más un interés muy bajo. Una vez recuperado el capital, Acumen Fund vuelve a invertirlo en otras empresas que trabajan igualmente por la resolución de problemas en estos ámbitos cruciales. Además de ofrecer su capital para estas causas, Acumen Fund brinda su apoyo a los receptores de sus inversiones en materia de gestión, de planificación estratégica e, incluso, pone a disposición a su propio equipo, seleccionado para trabajar sobre el terreno. Por último, Acumen Fund también desarrolla y comparte sus buenas prácticas con los receptores de sus inversiones, y con el mundo en general, contribuyendo a hacer avanzar aquellos mercados de capital que puedan impulsar el modelo a un nivel de mayor desarrollo.
Esta institución de capital riesgo para la innovación social fue creada en 2001 por Jacqueline Novogratz. Novogratz dijo adiós a su vida neoyorquina a mediados de la década de los ochenta, insatisfecha con su trabajo como banquera de Wall Street, y se trasladó a Kenia para trabajar en el mundo de las microfinanzas. Inmersa en este sector, primero en Kenia y posteriormente en Ruanda, Novogratz constató por sí misma el poder que pueden llegar a tener los mercados a la hora de ayudar a las personas a salir de la pobreza. Tras pasar varios años trabajando en África, Novogratz finalizó un MBA y empezó a trabajar con la Fundación Rockefeller asesorando a personas de ingresos muy altos sobre la forma más eficaz de orientar sus actividades filantrópicas. Recientemente ha publicado un libro titulado The Blue Sweater. La consultora Mckinsey ha publicado en su web un video de una entrevista con su autora.