viernes, 9 de octubre de 2009

Cooperativismo sanitario: en el ojo del huracán

Hace años realicé una investigación en torno al cooperativismo sanitario y su realidad en el estado español (en el que la Fundación Espriu es todo un centro neurálgico sobre el tema). Hace unas semana proponíamos en un estudio de buenas prácticas cooperativas a la empresa SALUCOOP de Colombia como un referente para la comunidad andina. Hoy encuentro que el modelo cooperativo sanitario está en el ojo del huracán de la reforma sanitaria estadounidense. Transcribo la noticia facilitada por un newsletter de la Fundación EZAI que fundamenta este post:

En el debate en curso en USA en relación con la reforma sanitaria, el Senador Kent Conrad propone optar por la alternativa de las cooperativas sanitarias.

Conrad dice que el gobierno federal debería financiar estructuralmente a las nuevas cooperativas en un comienzo. Esta medida supondría 6.000 Millones en ayudas a la promoción. En última instancia, dice, las cooperativas gastarían menos y darían una buena asistencia sanitaria.

“Puesto que estos planes serían propiedad de sus miembros, se centrarían en conseguir el mejor valor para los usuarios, más que maximizar los ingresos o beneficios”.

La opción cooperativa puede tener un gran interés político en este momento, dada la virulencia del debate sanitario en USA.


Sin embargo (tomado de otro Newsletter de EZAI) la Presidenta de la Cámara de Representantes Nancy Pelosi (D-Calif) ha rechazado incluir a las cooperativas en la versión de la Cámara de la ley sanitaria, enfrentando así aún más a la Cámara con el Comité Financiero del Senado.

"Un Estado debería ser autorizado a utilizar una cooperativa. Pero no puede sustituir a la opción pública", dijo Pelosi a los periodistas. Pelosi ha dicho que el texto de la Cámara incluirá alguna forma de "opción pública" gestionada por el gobierno para competir con los planes privados. Por lo tanto, si las cooperativas no son cualificadas como una opción pública, Pelosi no la incluirá en la Ley.