martes, 5 de mayo de 2009

Charter de la Diversidad: una herramienta para la innovación






  1. Promover la autoregulación desde una propuesta de ética de "máximos" en las empresas es una estrategia interesante para difundir la responsabilidad social ahora que esta de moda. En esta línea podemos situar el "Charter de la Diversidad". Se trata de un protocolo de compromiso con los principios de integración social y la no discriminación que tiene como objetivo mejorar y potenciar la convivencia laboral de personas con culturas y perfiles diferentes que puede convertirse en una herramienta para la generación de innovación y eficacia económica en las organizaciones. Las empresas que voluntariamente firman este protocolo respetan las normativas vigente en materia de igualdad de oportunidad y anti-discriminación, y asumen los siguientes principios básicos:
    *Sensibilizar: los principios de igualdad de oportunidades y de respeto a la diversidad deben estar incluidos en los valores de la empresa y ser difundidos entre los empleados.
    *Avanzar en la construcción de una plantilla diversa: la empresa debe fomentar la integración de personas con perfiles diversos (independientemente de su género, orientación sexual, raza, nacionalidad, procedencia étnica, religión, creencias, edad, discapacidad, etc.).
    *Promover la inclusión: la integración debe ser efectiva, evitándose cualquier tipo de discriminación (directa o indirecta) en el trabajo.
    *Considerar la diversidad en todas las políticas de dirección de las personas: la gestión de la diversidad no debe ser una práctica de recursos humanos más, sino un factor transversal, que se encuentre en la base de todas las decisiones que se tomen en éste ámbito.
    *Promover la conciliación a través de un equilibrio en los tiempos de trabajo, familia y ocio: las organizaciones deben establecer mecanismos que permitan la armonización de la vida laboral con la vida familiar y personal de todos los trabajadores.
    *Reconocer la diversidad de los clientes: las organizaciones deben conocer el perfil de los clientes, reconociendo que su diversidad también es una fuente de innovación y desarrollo.
    *Extender y comunicar el compromiso hacia los empleados: el compromiso que la organización adquiere al ser signataria del Charter de la Diversidad debe ser compartido transversalmente por toda la empresa.
    *Extender y comunicar el compromiso a las empresas proveedoras: invitándoles a unirse a la comunidad de empresas que en España se adhieren al compromiso voluntario que promueve el Charter.
    *Extender y comunicar este compromiso a administraciones, organizaciones empresariales, sindicatos, y demás agentes sociales.
    *Reflejar las actividades de apoyo a la no discriminación, así como los resultados que se van obteniendo de la puesta en práctica de las políticas de diversidad en la memoria anual de la empresa.

La iniciativa ya está implantada en Francia, Bélgica y Alemania y en España ya cuenta con la adhesión de entidades como Banco Popular, Banesto, BBVA, Banco Santander, Endesa, Iberdrola (y su Plan Familia), IBM, Cermi, Telefónica, Sodexo, Grupo Alares, MRW y Asociación Española de Directivos, entre otras. En España, sólo una de cada cien empresas tiene conocimiento sobre el impacto económico de la diversidad, mientras que en los países del norte de Europa un 63% de las organizaciones la consideran positiva.
Será la Fundación para la Diversidad la que se encargue de extender el mensaje a todo el entorno de las empresas españolas, creando una comunidad de organizaciones públicas y privadas que comparta los mismos principios para conseguir la implantación de la diversidad en sus estructuras.