jueves, 14 de mayo de 2009

Comercio justo en las materias primas: el oro boliviano.

Estoy investigando sobre las cooperativas mineras en Bolivia. Se trata de un sector muy interesante por sus peculiaridades sociales y económicas. Las cooperativas mineras bolivianas tienen su origen remoto en la crisis minera de 1929 y 1932 que genera el cierre de centros mineros del Departamento de Potosí y ocasiona el retiro de 10.000 trabajadores aproximadamente. Parte del contingente de desocupados demanda y obtiene el arriendo de áreas marginales en el cerro rico de Potosí, organizados en sindicatos Cooperativos que mas tarde se consolidan como cooperativas denominadas “Kajchas Libres”. Antes de la Revolución de 1952, en el periodo de 1943 a 1946, se produce otra crisis mundial en la minería debido a la baja cotización de los minerales en el mercado internacional, ocasionado por la acumulación de ingentes cantidades de minerales por parte de países compradores como EE.UU. Después de la Revolución de 1952, durante los años de 1965 a 1968 nuevamente bajan las cotizaciones de los minerales y los mineros desocupados continúan con el proceso de conformación de cooperativas mineras en Potosí, Kami, Poopo, Bolsa Negra, Pulacayo, Huanuni, Tamiñani y otros, en áreas marginales de Comibol bajo contratos de arrendamiento. Las primeras cooperativas mineras auríferas, surgen en 1958 como producto de la lucha de los trabajadores mineros con las “sociedades” conformadas por personas afines al gobierno de turno dentro la concesión Tipuani-Tora (de Aramayo Mines), en la Provincia Larecaja del Departamento de La Paz. Posteriormente el Gobierno de Barrientos con el argumento de convertir a Comibol en una empresa rentable y bien administrada, dispone el retiro forzoso de 6.000 trabajadores con el cierre de varios distritos mineros y masacre a la resistencia de los trabajadores en los distritos mineros de Kami, Quechisla, Milluni ( 1965), en Huanuni la masacre de Sora-Sora y en Catavi, Siglo XX la masacre de la noche de San Juan (1967) La última crisis se genera durante el gobierno del MNR en 1985 con la implantación del D.S. 21060 y la nueva política económica; bajo el argumento de Relocalización se retira a miles de trabajadores mineros de todas las empresas mineras de Comibol hasta 1994. Éste contingente de trabajadores mineros Relocalizados que no tiene alternativa de trabajo, se organizan en cooperativas mineras en áreas de la Comibol pese a las bajas cotizaciones y se incorpora al sistema cooperativo minero bajo la dirección de FENCOMIN, que cuenta actualmente con aproximadamente 454 cooperativas mineras afiliadas de los sectores tradicional y aurífero y 60,000 socios trabajadores cooperativistas mineros en el país.Una publicación reciente sobre el tema bien documentada puede descargarse en el Centro de Documentación e Información Bolivia. Sin duda la actividad minera -su resultado- puede ser una oportunidad para desarrollar actividades en clave de comercio justo...Yo vivo en una ciudad -Córdoba- que se caracteriza por una centenaria tradición artesanal en temas de joyería (otro sector en crisis desde hace tiempo...) ¿alguna pyme se anima?