domingo, 14 de agosto de 2011

Programados para “no-innovar”

Ciertas “creencias arraigadas” nos dificultan la búsqueda de nuevas soluciones. He recopilado algunas “hipótesis” que pueden subyacer en los “por qué no se puede innovar” y que hacen que en determinados ámbitos no se termine de asumir este reto:

1. Hipótesis de “totalidad”: “Ya está todo inventado…luego no se puede innovar más…” Basta con ver los problemas sociales que nos acucian o la insatisfacción que nos proporcionan alguna de las soluciones actuales propuestas para desmontar esta excusa…

2. Hipótesis de “aislamiento”: “La innovación no me afecta…puedo seguir haciendo lo mismo sin problema”. ¿Dónde queda el “efecto mariposa”? En un mundo tan conectado, todo nos acaba tarde o temprano afectando. Puede ser una hipótesis que esté presente para proveedores de servicios “públicos” u otras actividades muy centradas en la reducción de costes…

3. Hipótesis de “incapacidad”: “Innovar es muy difícil”….Se trata en ciertas ocasiones de una actitud que implica una “idealización de lo que es innovar o de su proceso” o una falta de “autoestima organizativa”. La dificultad es un reto connatural al aprendizaje…y si somos coherentes nos daremos cuenta de que cada vez más las nuevas tecnologías son unos recursos que “empoderan” y que además están más accesibles a quién lo necesita…

4. Hipótesis de “imposibilidad”. ”No tengo medios”… Sólo pueden permitírselo unas pocas grandes empresas… “. Lo que más falta hace es entusiasmo, no medios. Los medios se van consiguiendo a medida que se adopta la decisión y se pone el empeño necesario… Para un botón de muestra la película que más me ha impresionado este verano: El Tigre y la Nieve…la persona enamorada –emocionada, entusiasmada,…- tiene una creatividad sin límites a pesar de las condiciones más adversas y consigue salvar obstáculos y encontrar soluciones dónde nadie lo imaginaría…

5. Hipótesis sobre “la suerte”: “Ya vendrán tiempos mejores”. La innovación depende de tener suerte…surge espontáneamente…sólo es posible con tiempo favorable…Esta hipótesis lleva a la espera, a un estado de conformismo y “confort resignado” que en el fondo camufla de traquilidad una realidad a pesar de estar de encontrarnos en una situación de elevada vulnerabilidad.

6. Hipótesis de “alteridad”. La innovación es cosa de otros…de los que saben mucho (han estudiado o tienen títulos…), de los tecnológos (no se plantean la innovación social), de los que tienen ideas (al parecer sólo surgen entre “iluminados”)…

Hay que “desprogramarse”, “tomar tierra” con los problemas, desvelar nuestros “verdaderos miedos e inseguridades” y –como es verano- “lanzarse a la piscina”.