viernes, 25 de septiembre de 2009

I+D “social”: buenas prácticas en USR



Hace unas semanas exponíamos algunas características de las Universidades Socialmente Responsables (USR). Puede ser interesante ir exponiendo algunas buenas prácticas. El mes pasado tuve acceso a la información sobre un proyecto desarrollados en la universidad sevillana Pablo de Olavide. Unos investigadores, liderados por la investigadora Pilar Cruz Zúñiga, trabajan desde 2003 en la localidad almeriense de Vera en un proyecto de investigación e intervención social encaminado a la mejora de las relaciones sociales entre autóctonos e inmigrantes. Podríamos calificar el trabajo, financiado por la Dirección General de Coordinación de Políticas Migratorias de la Junta de Andalucía, de I+D “social”. Como afirma la directora del proyecto: “Nuestra finalidad es la investigación, pero también la intervención social, por lo que si queríamos incidir un poco en las relaciones sociales que se estaban estableciendo en esta comunidad, debíamos abarcar todo el colectivo”. Primeramente el objetivo inicial de este proyecto fue realizar un análisis de la población ecuatoriana residente en Vera, con especial interés por los saraguros, un pueblo indígena procedente de Ecuador que comenzó su llegada a esta localidad en el año 1998. Sin embargo, cuestiones detectadas mediante estudio como la discriminación hacia los indígenas, el alcoholismo o los problemas de conexión social llevaron a ampliar el trabajo al total del colectivo veratense. Una de sus principales conclusiones apunta a que, aunque la población autóctona ve con buenos ojos a este colectivo, los indígenas están en situación de exclusión. “Existe una predominante opinión positiva, aunque bastante paternalista sobre los ecuatorianos como gente buena, amable, servicial y que se adapta con facilidad”, señala la investigadora, quien apunta que, sin embargo, “se han reproducido los patrones de discriminación que hay en el propio Ecuador con respecto a la población indígena”. Según han analizado estos expertos de la UPO, los ecuatorianos ubicados en Vera mantienen los modelos que marcan las relaciones entre indígenas y no indígenas y que, en ocasiones, dan lugar a comportamientos y actitudes racistas, así como de menosprecio. Un comportamiento que ha influido sobre la población autóctona, y que se ve en el uso de términos como ‘indio’ para referirse a los saraguros, con la misma connotación despectiva que tiene en Ecuador. A esta idea se suma, por otro lado, la opinión negativa que tienen los españoles veratenses con los saraguros en relación a dos factores. Por un lado, una percepción de mayor alcoholismo entre los indígenas que en el resto de ecuatorianos, que según la investigadora llegó a su punto más álgido en 2003 y ha tomado una dinámica descendente en los años posteriores. Por otro, una visión de menor integración que el resto de sus congéneres. Tras el análisis de la situación, y hasta hoy, los investigadores de la UPO trabajan en Vera en un proyecto de intervención social para mejorar las relaciones entre españoles y ecuatorianos. Entre 2006 y 2008 se realizaron actividades para propiciar la creación de espacios de diálogo solidario dirigidos a toda la población de Vera (sean autóctonos o inmigrantes). “Es importante implicar a los vecinos y vecinas de la localidad en procesos para que transformen ellos mismos las diversas exclusiones detectadas. Se trataba de extender de forma más sistemática esos pequeños círculos de solidaridad cotidiana que durante la investigación en 2003 se había observado en Vera”, afirma la investigadora. Para ello, se tomaron tres núcleos principales de actuación. El primero se centró en potenciar los procesos de autoconfianza y empoderamiento entre las personas inmigrantes, tanto ecuatorianas como de otros colectivos (bolivianos, marroquíes, …) a través de grupos de discusión y talleres de diversa índole. En una segunda fase, se potenció la sensibilización de las personas autóctonas mediante conferencias. En tercer lugar, se desarrollaron actividades específicas con profesionales de los servicios sociales y sanitarios, así como docentes y alumnos del IES Alyanub. De manera especial destacan un conjunto de actividades desarrolladas durante 2008 encaminadas a involucrar a españoles e inmigrantes. “Hemos realizado una serie de asambleas y de reuniones tratando de formar un colectivo para que puedan afrontar problemas como la falta de trabajo, a consecuencia del desplome de la construcción”, señala Cruz Zúñiga. De este modo, los habitantes de Vera aprenden mecanismos para encontrar trabajo en todas zonas, solventar problemas de movilidad en caso de no contar con vehículo propio, entre otras situaciones. Siempre bajo el prisma de que españoles y extranjeros sean capaces, en comunidad y por sí mismos, de plantear sus propias soluciones.